JAVIER PINEDA

CONSTITUYENTE

La candidatura de Javier, es una apuesta colectiva para levantar una alternativa en donde organizaciones populares, sociales y sindicales, participen con voz propia en la Convención Constituyente.  La Constitución actual, elaborada a sangre y fuego, impuso condiciones que benefician a una élite económica, militar y política. Necesitamos avanzar hacia una Nueva Constitución que reemplace el modelo neoliberal de desarrollo por uno que garantice derechos sociales con un fuerte rol del Estado. Una Constitución que permita una democracia real, con una participación directa y de control a las autoridades por parte de la población. Una Constitución que considere la diversidad de nuestra sociedad y que promueva un desarrollo sustentable.

Por tanto, la nueva Constitución Política tiene que ser realmente democrática, feminista, intercultural y plurinacional, elaborada por el pueblo y para el pueblo, donde los derechos sociales, y su financiamiento, estén garantizados; donde la igualdad tenga el mismo valor que la libertad; y donde el poder político sea controlado mediante instituciones de democracia directa. Una Constitución que establezca un Congreso unicameral sin presidencialismo. Una Constitución en la que el Estado se define como democrático, social y de derechos. En otras palabras, una Constitución que da paso a una Nueva República, poniendo fin a la vieja República de la oligarquía.

 

 

Nuestro mandato es democratizar todas las instituciones del poder político. Disminuir las facultades del Presidente de la República; ampliar los niveles de representación en un congreso unicameral; democratizar nombramiento y funcionamiento del Poder Judicial, Ministerio Público, Contraloría, Fuerzas Armadas y de Orden Público, creando institucionalidad de DDHH. Democratizar las decisiones monetarias y económicas del país, incluyendo la distribución de la riqueza.

 

Debemos poner fin al estado subsidiario, desmantelando uno de los pilares del neoliberalismo. Para ello debemos avanzar hacia un Estado Solidario, que garantice derechos sociales; su financiamiento (impuestos y actividad empresarial del Estado). Pero también debemos recuperar servicios públicos, como las empresas de electricidad y sanitarias. Asimismo, debemos poner fin a las concesiones sobre bienes comunes como el cobre y el litio, para que sólo el Estado pueda explotarlos cuando democráticamente se decida.

Nuestra apuesta es desbordar el proceso constituyente. Para esto necesitamos impulsar un plebiscito intermedio como mecanismo para “saltarnos” el quórum de dos tercios y sea el pueblo quien en última instancia quien decida sobre la Nueva Constitución. Además, el reglamento de la Convención debe garantizar distintas iniciativas de participación popular a lo largo de todo el proceso.

A desbordar el proceso constituyente, con organización y acción.